Resumen

El decomiso –especialmente del producto de los delitos– se ha convertido en un instrumento clave en los esfuerzos europeos y alemanes para combatir delitos graves (como los delitos organizados y también delitos económicos). Un aspecto central de las controversias sobre la legitimidad del decomiso es su discutida naturaleza jurídica: ¿Es derecho penal (o qué)? Tomando como caso de estudio la gran reforma de 2017 del sistema de decomiso alemán, este artículo demuestra que las discusiones acerca de las racionalidades pero punitivas o pero no-punitivas (por ejemplo, preventivas) del decomiso son defectuosas por cuanto no dan cuenta de la apertura normativa del decomiso. Estas discusiones –que surgen especialmente a partir del derecho penal constitucional y sus teorías– esconden las preguntas políticas incómodas que son fundamentales para desarrollos modernos. Por ejemplo, si una comunidad puede todavía y de hecho debe permitir derechos fundamentales sin restricciones (como la presunción de inocencia) para prevenir el surgimiento de un régimen autoritario, incluso si ello significa que delitos graves no sean perseguidos ampliamente, y podría por consiguiente afectar el estado democrático. Este artículo no responderá estas preguntas. Pero las traerá al frente para poder tener un debate abierto acerca de la política misma, del diseño y la política detrás de la administración de la justicia “penal” (¿o qué?) en la era del decomiso.

Palabras Claves

Decomiso del producto del delito reforma de 2017 al régimen de decomiso alemán ; derecho penal constitucional apertura normativa del decomiso